¡ENVÍO GRATIS A PENÍNSULA!

21 ideas para inventarte la vida de otras personas

«No hay agonía más grande que guardar una historia sin contar dentro de ti»

Maya Angelou

 

Ojo! Este ejercicio ayuda a activar tu imaginación, creatividad, y alimenta la niña que hay en ti😉 

Siguiendo los consejos de Natalie Goldberg en su libro ''El gozo de escribir'', he empezado escribir en bares y cafeterías. Es un pequeño ritual que hago al menos 3 veces por semana y que despierta de un modo muy rotundo la creatividad en mí.

Sé que existen muchos ejercicios de escritura creativa, muy introspectivos y exigentes, pero a mí me gusta estimular la creatividad con el juego, la exploración y la imaginación. Jugar me lleva a descubrirme de un modo muy directo y sincero, sin el yugo de rutinas. Jugar te hace quitar paja a tu propia vida y trabajo creativo, y descubrir que es lo que realmente te apasiona del mismo, porque deja en evidencia aquello que nos parece aburrido y hace brillar aquello que realmente nos apasiona. Jugar nos hace ver lo que deseamos.

Así que cuando me siento en la cafetería, como me cuesta concentrarme, hago un ejercicio muy sencillo y muy potente, que es inventarme la vida de personas que pasan por la calle. 

Inventa la historia de las personas que pasan por la calle

Inventar la historia de las personas que pasan por la calle puede resultar sencillo una vez tienes práctica, y cada día tendrás historias más interesantes que las de ayer: Hoy te voy a dar 21 ideas para que puedas empezar a escribir sin parar. Pero antes de llegar a los disparadores o ideas para que la imaginación fluya, no te olvides de: 

  • Libreta o papel y lápiz o boli ¡No necesitas nada más!
  • Busca una cafetería en la que te sientas cómoda o haz el ejercicio en el trayecto de vuelta del tren, o en los ratos muertos de tu trabajo, o en la cena de navidad ¡Donde sea!

Y ahora sí que sí, vamos a por las 21 ideas gatillo para inventarte la vida de los demás en un pispás.

Trucos para que venga la inspiración

Vale. Ya ha pasado una mujer con una mochila de rayas ¿Y ahora qué?

Aquí te dejo 21 trucos para que la imaginación fluya si necesitas un empujón:

  1. Ponle un nombre, eso humanizará y dará veracidad a todo el relato. 
  2. Puedes redactar historias cutres, mal redactadas, sin grandes proezas. Tu personaje puede ir a la compra, a trabajar, vivir una vida gris... No te presiones, no necesitas ser la persona más original del mundo. Lo cotidiano es una gran historia.
  3. Escribe como si fuese un cuento. «Érase una vez ____. A ____ le gustaba ______. Pero un día, _______. Y por culpa de eso _____. Finalmente, _______.»
  4. Hazlo fácil: Planteamiento + nudo + desenlace.
  5. Escribe desde tu propia experiencia de vida.
  6. Empieza por el final. Haz que tu personaje haga algo repentino, sin sentido. Después narra la historia con sus motivos.
  7. No te limites al tiempo presente. Incluso puedes trasladar a tu personaje a otras épocas. 
  8. Recuerda, cuanto más sencillo, mejor. Nuestro personaje hizo algo y sucedió algo peor/mejor.
  9. Convierte a tu protagonista en un héroe o heroína. Dale superpoderes. Que tiemble Marvel frente a esa señora que estira un carrito a duras penas. 
  10. Piensa en cómo nos gustan los personajes malos. Dale un toque de maldad a tu personaje, haz que sea perverso.  
  11. Escribe sobre hechos extraordinarios. Distopías, utopías. Pon a tu personaje normal y corriente en medio de una historia de ciencia ficción. De golpe pueden aparecer marcianos, una puerta al futuro, un túnel al pasado, ser parte de un mundo totalmente distinto al que conocemos. 
  12. Llena tu relato de detalles. Describe la camiseta de tu personaje, la cocina de su casa, el color de la pared de su recibidor. Dale realidad.
  13. Acompáñalo. Crea personajes a su alrededor.
  14. Piensa en cómo tu vida podría enlazarse a esa persona y vivid una aventura juntas.
  15. Empieza la historia con una acción concreta: una boda, una discusión de pareja, la compra de entradas para el teatro....
  16. No lo compliques. No quieras escribir demasiado, mantén la historia corta.
  17. Haz que le pase algo sorprendente y casual: que le toque la lotería, que le caiga una maceta, que se encuentre un mapa del tesoro, que encuentre una puerta a otra dimensión...
  18. Si te cuesta empezar, puedes comenzar describiendo a tu personaje físicamente, ya que estás viendo a esa persona. 
  19. Escribe sin pensar. Algo mágico puede salir de ahí.
  20. Crea un mundo completamente imaginario, y hazle protagonista del mismo. Podemos transportarnos sobre libros, o que las ballenas surquen el cielo, hablar un idioma extraño o que nuestra protagonista sea un avatar.
  21. Escribe la historia sobre algo de lo que sepas mucho: un deporte, flores, crianza, moda, literatura...

¡Y voilà! Ya tienes la vida inventada de tu persona anónima.

Si te ha gustado este post, puedes hacer tres cosas: 

-Compartirlo (al final de esta página).

-Seguirme en las redes sociales (InstagramFacebook, Twitter)

- Unirte a mi newsletter, aquí.

 


Dejar un comentario