¡ENVÍO GRATIS A PENÍNSULA!

DÍA 12

ArgELIA y el coche

— Calendario de Adviento 2020

Quizás iba siendo hora de usarlas de nuevo.

Las cogió, se metió en el bolsillo las llaves del coche y el abrigo de pelos de mentira. A ella nunca le había gustado lo de las pieles.

Cerró de un portazo y pensó en los vecinos. Se ruborizó un poco e intentó no hacer ruido.

Cuando llegó a la calle busco aquel cacharro al que su marido llamaba coche y que a los forofos les encantaba, aunque ella lo odiara un poco porque los frenos no acababan de ir. 

Arrancó a la cuarta, y se dedicó a murmurar medio enfadada. 


Y entonces se puso a llorar de nuevo.

 - Esto lo debería haber hecho hace mucho tiempo. 

Las lágrimas no le dejaban ver la carretera y de repente, la vió. 

Frenó, a pocos milimetros de ella. Argelia estaba tan asustada que no fue capaz de decir nada.

Entonces, la chica descalza a la que casi acababa de atropellar le preguntó:

- ¿Hacia donde ha ido?


¿Cómo se llamaba esa mujer?


x