Envío GRATIS a Península. En Junio 2x1 en láminas

El aburrimiento está infravalorado

Hoy te propongo NO HACER NADA.

Sí, NADA. Y es que quizás te habrás dado cuenta en estos días de confinamiento lo difícil que es dejar de ser productiva. Cuando empezó el confinamiento lo primero que nos preocupó fue seguir siendo productivas: apuntarnos a clases de yoga online, aprender cualquier habilidad, cocinar mejor, educar a los niños .. Y allá que fuimos todas para 
Lo que sea para que no caiga sobre nosotras el peso de la culpa por no haber sido productivas durante el confinamiento.
No queremos ser la única que no aprendió italiano, no mejoró su web, su negocio, su cutis, su trasero, su técnica de bricolaje...

No me malinterpretes, está realmente bien hacer cosas, pero siempre que sea porque lo quieres de verdad, no por seguir siendo productiva incluso en tiempos tan complicados como ahora.
Por eso yo hoy, te voy a invitar a NO HACER NADA, para potenciar tu imaginación, para ser más creativa, para apagar la mente, y darle a tu cerebro el tiempo necesario para su propio ocio (justo de lo que hablo en este post).
 Y te propongo un reto muy complicado, tan complicado como poner la mente en blanco.



* Hoy hablaré en Instagram sobre este tema, si nos cuesta no hacer nada y si nos sentimos culpables al no hacerlo.
---> Haz clic aquí y pincha en mis stories

+ Apúntate a mi grupo de Telegram t.me/chicasdepapel 

-> Si es tu primer día... Cada día recibirás un pequeño relato y un ejercicio. Tras conseguir resolver el ejercicio, recibirás un regalo digital.

Blanco
 
Me gustan los melocotones con piel, y las uvas peladas. En ocasiones compro revistas de moda, de esas muy caras, para ver poses de modelo, y poder inspirarme en mis dibujos, aunque ya no lo hago, hace ya años que no lo hago. No sé porque digo que lo hago si ya no lo hago. Estos días debería limpiar el altillo de la cocina, se me ha hecho imposible estar en casa sin limpiarlo, es como una urgencia interior, mucho más que leer, o estudiar o arreglar la web. Menuda tontería, quién se va a fijar en el altillo de la cocina, y menos estos días, si no va a venir nadie a casa. Igualmente lo limpiaré, que sucio está. y por limpiarlo no me va a pasar nada... Pero veamos, en qué estaba yo  pensando. ¡Ah sí! Estaba poniendo la mente en blanco.
Reto:

Pon la mente en blanco ¿Preparada?

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

x